0

VaricesLa insuficiencia venosa crónica es una enfermedad que se produce por un fallo cuando retorna la sangre desde las piernas hacia el corazón. Su manifestación externa más conocida son las varices.

Se trata de un problema que va más allá de la estética ya que afecta la calidad de vida y causa malestar: piernas pesadas con sensación de cansancio, dolor, calambres que mejoran con el reposo y la elevación de la pierna o con el frío, y que empeoran al estar de pie y con el calor.

En fases más avanzadas pueden llegar a producir cambios en la coloración de la piel y úlceras. Los principales factores de riesgo son la herencia familiar (un progenitor afectado de varices), las profesiones en las que el trabajador tiene que estar prolongadamente de pie o sentado, la edad y los embarazos. Además, es más frecuente en las mujeres (alrededor del 60% sufre este problema) y en personas con sobrepeso.

El Dr. Sierra, responsable del Área de Flebología de la Clínica Universidad de Navarra da una serie de consejos para prevenir su aparición:

  • Elevar ligeramente los pies de la cama.
  • Seguir unos hábitos de vida saludables, es decir, una dieta que evite el sobrepeso y la retención de líquidos.
  • Practicar ejercicio físico regular que fomente el ejercicio de la pantorrilla (que es el motor del retorno venoso desde las extremidades inferiores al corazón), como por ejemplo, caminar 30 minutos al día tres veces a la semana.
  • Refrescar las piernas con baños de agua fría.
  • Utilizar calzado con un tacón de 3-4 cm (evitar tacón alto y zapato plano).
  • Realizar masajes en las piernas.
  • Utilizar medias de compresión ortopédicas.
  • Presoterapia.

¿Y si ya tengo varices?

Existen novedosos tratamientos para tratar la insuficiencia venosa en cualquiera de sus fases, tanto estéticas (arañas vasculares) como úlceras venosas. “La fleboesclerosis con microespuma es el tratamiento más eficaz para las varices de las piernas», asegura el especialista. Se trata de una técnica revolucionaria que permite abordar el problema varicoso sin necesidad de pasar por el quirófano. “Apenas produce molestias al paciente y en pocas sesiones de tratamiento se consiguen excelentes resultados”, añade.

Además no requiere hospitalización (no es necesario hacer reposo ni causar baja laboral) ni anestesia, por lo que puede emplearse en pacientes mayores o con enfermedades graves asociadas, que no pueden someterse a cirugía convencional.

“La insuficiencia venosa es una enfermedad con tendencia a la reaparición, y la posibilidad de un tratamiento indoloro y eficaz como la eliminación de varices con microespuma es la única herramienta capaz de controlarla”, asegura el especialista.

0

Por Kate Kelland

OMSLONDRES (Reuters) – La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha hecho un llamamiento a los países desarrollados el jueves para que inviertan 1 dólar por persona cada año hasta 2030 para hacer frente a las 17 enfermedades tropicales desatendidas (NTDs, por sus siglas en inglés) y mejoren la salud y el bienestar de más de 1.500 millones de personas.

Previendo un total de 34.000 millones de dólares (29.800 millones de euros) necesarios para combatir las NTDs durante los próximos 16 años, la OMS dijo que los Gobiernos cuya parte de la población está ciega, desfigurada o murió a manos de estas enfermedades deberían reconocer el gran potencial humano y el retorno económico de la lucha contra estas enfermedades.

«Aumentar la inversión de los Gobiernos nacionales puede aliviar la miseria humana, distribuir la riqueza más equitativamente y liberar a las masas de personas atrapadas en la pobreza», dijo la directora general de la OMS, Margaret Chan, en un informe.

Esta inversión podría representar tan solo el 0,1 por ciento del gasto nacional actual en sanidad de los países con un nivel de ingresos medio y bajo afectados por las NTDs, dijo la OMS, y también podría impulsar a los donantes internacionales a que incrementen su ayuda.

Las NTDs como la oncocercosis, conocida como «ceguera de los ríos», la rabia, la enfermedad de la lombriz de Guinea o la elefantiasis causan desfiguración, discapacidad e incluso la muerte entre los millones de personas pobres en países desarrollados.

Entre las 17 enfermedades que tiene como objetivo la OMS se encuentran también la tripanosomiasis humana africana, también conocida como enfermedad del sueño –una infección parasitaria que se propaga por la mosca tse-tse y que es casi 100 por cien mortal sin un rápido diagnóstico y tratamiento–, y el dengue, a veces conocido como «fiebre quebrantahuesos», una enfermedad trasmitida por los mosquitos que en sus casos más severos podría provocar complicaciones letales.

El director de control de las NTDs, Dirk Engels, dijo a Reuters que a pesar de que este tipo de enfermedades afectan a las personas más pobres de un país, muchos de esos países donde son endémicas tienen economías de ingresos medios donde el crecimiento se está acelerando.

«Los países endémicos pueden jugar su parte», dijo en una entrevista en Londres. «Algunos países endémicos están desarrollándose rápidamente, y mientras van ascendiendo en la jerarquía también tienen más medios para pagar en la lucha contra.

El informe de la OMS ha advertido cierto progreso, en concreto contra la dracunculiasis o enfermedad de la lombriz de Guinea, de la que sólo se registraron 126 casos en 2014, comparado con los casi 1.800 casos de 2010 y con los 3,5 millones de mediados de los ochenta.

«La erradicación de esta enfermedad se puede alcanzar con esfuerzos continuados e inversión», dijo.

Engels también dijo que la devastadora epidemia de ébola en África Occidental en el último año ha hecho que los países desarrollados sean conscientes del riesgo existente al no hacer nada contra enfermedades que en ocasiones los países ricos no afectados ignoran.

«El ébola ha mostrado que cuando hay una urgencia real, algo se puede hacer (por parte de los donantes extranjeros y las compañías farmacéuticas)», dijo. «Pero también ha mostrado que quizás no debamos esperar hasta que sea urgente».