Los restos de Monseñor Arnáiz serán velado este sábado en la Parroquia Santísima Trinidad de la PUCMM

monseñor  arnaizSANTO DOMINGO. Los restos del obispo emérito de la Arquidiócesis de Santo Domingo, monseñor Francisco José Arnáiz Zarandona, serán velados hoy en la Parroquia Santísima Trinidad de la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra (PUCMM), y será sepultado mañana, domingo.

El velatorio en la parroquía Santísima Trinidad se realizará de 9:00 a.m. a 4:00 p.m. A las 11:00 a.m. se realizará una misa de cuerpo presente presidida por monseñor Agripino Núñez Collado.

El domingo 16 de febrero a partir de las 9:00 a.m., el cuerpo también será velado en Manresa Loyola, hasta las 11:00 a.m., donde habrá una misa que será oficiada por monseñor Amancio Escapa, luego de lo cual tendrá lugar el acto de sepelio en el mismo lugar, informó la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra (PUCMM).

Monseñor Arnáiz murió alrededor de las 2:00 p.m. de ayer en la residencia de monseñor Núñez Collado en Santiago, donde se encontraba desde el 16 de enero, cuando fue dado de alta del Hospital Metropolitano de Santiago (HOMS).

El religioso fue ingresado en ese centro el pasado 26 de diciembre, a causa de insuficiencia renal, hiperglicemia y bronconeumonía.

Monseñor Arnáiz nació el 9 marzo de 1925 en Bilbao, España. Desde el 30 de mayo de 1941 pertenecía a la Compañía de Jesús. Era licenciado en Humanidades (La Habana, Cuba); en Filosofía (Pontificia Universidad de Comillas, España); e hizo un Doctorado en Teología (Universidad Gregoriana, Roma), y una Especialización en Psicología y Psiquiatría y en Espiritualidad Ignaciana.

El sacerdote llegó a República Dominicana en 1961, cuando fue expulsado de Cuba, junto a otros 130 religiosos tras la llegada de Fidel Castro al poder.

Entre los libros escritos por monseñor Arnáiz están «Los Ejercicios Espirituales para el hombre de hoy», 1973; «Datos y Análisis para la Historia», 1981; «Albores de la fe», 1989; «San Ignacio de Loyola por dentro», 1991; «Más luces que sombras», 1989; «Bitácoras, yelmos y cruces», 1992; «Catecismo y catecismos», 1993; «El Cardenal Beras Rojas», 1994; «Jesús de Nazareth», 1996; «Lecturas Pascuales», 1997; «San Ignacio de Loyola», «Maestro de la vida en el Espíritu», 2001; «El Celibato», 2003; «Fisonomía de Cristo», 2005; y «La madurez de los pueblos exige tiempo», 2006.

En el país ostentó los cargos de rector del Seminario Pontificio Santo Tomás de Aquino, secretario General de la Conferencia del Episcopado Dominicano, Obispo Auxiliar de Santo Domingo, Vicario Episcopal para la Universidad Católica Santo Domingo; Presidente del Departamento de Vida Consagrada del CELAM, Presidente de la ADAA (Asociación Dominicana de Autoevaluación y Acreditación) de las Universidades Privadas y Encargado de la Cátedra Beras de la PUCMM.

Por sus méritos recibió las condecoraciones «Pro Ecclesia et Pontífice» (Santa Sede); «Medalla del mérito de la Emigración» (España); Doctorado Honoris Causa por UTESA (Santo Domingo); Doctorado Honoris Causa por la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra; Condecoración Duarte, Sánchez y Mella en el grado de Gran Oficial, y Gran Condecoración de la Orden de Malta.

En julio del 2002, cuando el sacerdote jesuita tenía 77 años, la Iglesia aceptó su renuncia como obispo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.