Barcelona y Real Madrid ganan ida semis Copa Rey

0
151294
Barcelona y Real Madrid ganan ida semis Copa Rey
Barcelona y Real Madrid ganan ida semis Copa Rey
Barcelona y Real Madrid ganan ida semis Copa Rey
Barcelona y Real Madrid ganan ida semis Copa Rey

BARCELONA. Pinto, la ‘deportividad’ de Carlos Vela, la fortuna y un arbitraje más que discutido por la Real Sociedad se aliaron en el Camp Nou para que el FC Barcelona diera un paso hacia la final de la Copa del Rey.

Ganaron los de Gerardo Martino en una desangelada noche, con la peor entrada de la temporada, y en un partido que mostró más las carencias que ha devuelto el Barça al primer plano que a la brillantez esperada.

Fallón en la combinación, atolondrado y nervioso, el equipo azulgrana encaró el partido con el pie cambiado y encontró enfrente un rival bien plantado en defensa, serio en el centro y peligroso delante, donde Griezman y Carlos Vela pusieron de los nervios a la zaga local.

Con el Barça falto de claridad, Pinto apareció rápido para rechazar un ‘zambombazo’ de Griezmann, poco colocado tras el obsequio que le dio Vela, quien ofreció una primera mitad primorosa, con o sin balón, buscando el desmarque, enloqueciendo a la defensa local y demostrando ser un delantero de calidad excepcional.

El partido, la eliminatoria, comenzó a decantarse en la recta final del primer tiempo. Pasó de temerse un penalti a favor de la Real a marcar Busquets el 1-0 y ver la roja Íñigo Martínez en una continuación de actividad enloquecida.

Pasado el minuto 42, Vela se marchó como un magnífico sprinter hacia el área de Pinto. Acudió Mascherano, tarde, y se enganchó al delantero mexicano, quien no quiso tirarse al suelo y desequilibrado entró en el área disparando ya sin equilibrio ninguno para que rechazase Pinto. El penalti, meridianamente claro, no lo quiso señalar el árbitro… Y condujo el balón hacia el otro lado del campo.

Y allí acabó la jugada con un balón centrado al área que acabó en pies de Busquets, que desmarcado, remató raso y ajustado al palo de Zubikarai. Celebrando los jugadores del Barça el gol, los de la Real protestaban aún al árbitro la jugada anterior. Y acabó todo con la expulsión de Íñigo.

REAL MADRID 3, ATLÉTICO 0

MADRID. Real Madrid tomó la ventaja en el derbi madrileño de la semifinal de la Copa del Rey al vencer por 3-0 al Atlético de Madrid en la ida, disputada este miércoles en el Santiago Bernabéu.

Jesé, que sustituyó al lesionado Bale en la alineación titular, salió ovacionado del campo luego de una gran exhibición y haber contribuido con un tanto. Anotaron también Pepe y Di María, quien salió lesionado en el segundo tiempo.

El partido se calentó desde el primer momento, si no es que en el emparejamiento. Hacía muchos años que el derbi madrileño no tenía la intensidad y agresividad que un clásico merece, pues había pasado más de una década para que el Atlético se quitara la paternidad blanca. Pero después de dos derrotas seguidas a manos del vecino, el cuadro merengue salió dispuesto a evitar la tercera a toda costa.

Empezó animado el encuentro, dada la velocidad al contraataque de ambos. Los hombres del Cholo, moviéndose parejos, en bloque, intentaban frenar el ataque madridista mientras los locales amenazaban a los colchoneros por las bandas apenas robaban el balón. Jesé y Cristiano Ronaldo se empleaban a fondo en hacerles pasar la peor noche a Juanfran e Insúa.

La primera oportunidad, sin embargo, fue en la portería local. Con gran velocidad, Arda Turan llegó para rematar de cabeza. Iker, imbatido en el torneo, lo impidió lanzándose hacia el frente y atrapando el balón con las manos. Poco después vendría el turno del Madrid. Tras dos intentos de Jesé y Cristiano Ronaldo, el central Pepe adelantó al equipo. Al minuto 10, el portugués recibió el balón cerca de la media luna para disparar de frente al marco. Insúa intentó impedirlo, pero al cruzarse lo único que hizo fue desviar el balón para que se colara hasta el fondo de la portería de Thibaut Courtois. Pepe, con una furia absoluta, lo festejó señalándose el escudo en el pecho.

La defensa blanca se dedicó entonces a provocar a Diego Costa hasta que respondiera, aprovechando la fama de impulsivo del ’19’ colchonero. Álvaro Arbeloa, el más entusiasta. Pasaron al menos cinco minutos en que los blancos se dedicaron a ‘bajar’ al atacante sistemáticamente, hasta que en uno de esos piques, el ‘3’ merengue se llevó la amarilla. Simeone aprovechó entonces para llamar a su jugador y calmarlo, pues el Madrid estaba a un golpe de lograr su objetivo.

A los hombres de Ancelotti no les iba mucho mejor del otro lado en cuanto empezaron a gozar de más oportunidades; primero con un remate de Modric al rechace de Courtois a un tiro de Jesé y después, con una llegada del canario, que de milagro no salió lesionado tras una barrida de Godín cuando el canterano se escapaba por banda.

El ritmo del partido en la segunda mitad, más pausado, permitió que ambos conjuntos jugaran con un poco más de elegancia; pero sólo un poco. La agresividad con que se lanzaban los hombres de la media a recuperar era brutal. En los dos bandos.

Madrid había logrado encerrar al Atlético y buscaba huecos por el centro a través de Modric y Di María. Y entonces vino Jesé, el nuevo niño dorado del Real Madrid. Una combinación fatal para el Atléico de pequeños grandes errores y un par de muestras inequívocas de calidad merengue. Di María había recibido el balón y esperó a que Jesé, ya encarrerado, se acercara a la portería, para filtrar un pase bordado entre dos rivales. El canario prendió el balón y con sutileza anotó el segundo, en parte con ayuda de Courtois, que deja que el balón resbale.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí