Ministro de Educación sugiere a empresarios participar en consultas por el Pacto Nacional por una educación de calidad

0
211

Redacción

Carlos AmaranteEl ministro de Educación, licenciado Carlos Amarante Baret, convocó hoy a los empresarios y al pueblo dominicano en todas sus expresiones sociales, ideológicas, económicas y populares a participar activamente y aporten sus ideas en las consultas que culminarán con la firma del Pacto Nacional por una Educación de Calidad para elevar los niveles de competitividad económica del país.

Al pronunciar una charla en el Almuerzo Mensual de la Cámara Americana de Comercio, titulada “Situación Actual y Perspectivas de la Educación Dominicana”, el funcionario proclamó que “sé que ustedes, en su condición de empresarios que han asumido la responsabilidad social de una mejor educación para todos y todas, harán significativos aportes a este pacto, que se sumarán a los que ya vienen haciendo en su acompañamiento a una gran cantidad de escuelas que gozan de su apoyo económico, técnico y espiritual, en esta lucha incansable por una Educación de Calidad.

Afirmó que esta nueva educación será un pilar en la elevación de los niveles de competitividad de nuestra economía, “pues a partir de ahora jamás la educación, la economía y las empresas andarán por rumbos separados”.

“Este Pacto debe estar rodeado de la mayor legitimidad posible. Por lo tanto, que nadie se quede sin participar”, aseveró el titular de Educación. Con este pacto se elevarán las condiciones de vida y preparación de los docentes, se logrará una mejor educación para los estudiantes e involucrará a las familias en el proceso de aprendizaje de sus hijos.

En su charla, Amarante Baret hizo una radiografía de la situación y perspectivas de la educación dominicana y enumeró los esfuerzos que hacen el presidente Danilo Medina y el gobierno central en su conjunto por asegurar una educación de calidad, inclusiva y que abarque a profesores, estudiantes y a la familia dominicana en su conjunto.

Resaltó que el jefe del Estado ha convocado a la sociedad dominicana a través de sus fuerzas organizadas o de la participación individual a la firma de ese pacto, cuyas consultas inician el sábado 28 de este mes en San Pedro de Macorís y La Romana.

Una obra de amor

Amarante Baret dijo que como parte de ese esfuerzo del presidente Medina en favor de la educación dominicana está la Jornada Nacional de Alfabetización y el Plan Quisqueya Aprende Contigo, la que definió como “la obra más grande de amor del presidente de la República”, con la que se espera que para 2014 el país sea declarado libre de analfabetismo.

“Hoy es propicia la fecha del 25 de septiembre, donde recordamos el funesto Golpe de Estado de 1963 que el profesor Juan Bosch, dentro de sus planes como presidente de la República concibió una jornada contra el analfabetismo, que se vio frustrada por este acontecimiento, pero 50 años después vemos cómo uno de sus discípulos, el Presidente Danilo Medina, los está llevando a cabo con la Jornada Nacional de Alfabetización”, destacó el funcionario.

Al referirse a la entrega del 4 por ciento del Producto Interno Bruto a la educación, Amarante Baret afirmó que “la educación dominicana vive su época dorada”, aunque expresó que los problemas que se han encontrado en el camino son propios de otras naciones que poseen un sistema educativo más adelantado que el nuestro, como Finlandia y Corea del Sur, que destinaron cuantiosos recursos al desarrollo de la educación, pero que trabajaron paciente y firmemente en lograr los más altos niveles de progresos en los aprendizajes de sus estudiantes.

No será fácil

Amarante Baret apuntó que el fin último no será fácil de lograr, pues “la ejecución del primer periodo de esta nueva época nos está presentando algunas situaciones, pero para los hombres y mujeres de voluntad clara, decidida y enfocada en la mejora de la educación de nuestra nación, representan el caldo de cultivo de un accionar más eficiente y racional”.

“No olvidemos” –agregó- “que las grandes empresas humanas no parten desde un punto de vista perfecto, sino perfectible; estará siempre moldeado por el riesgo y el error inherente a la condición humana. Ahora bien, lo que nos diferencia de otras épocas es que no estamos dispuestos a caer en la desesperanza, no estamos dispuestos a claudicar en la meta que nos hemos propuesto, no estamos dispuestos a dejar de hacernos mejores y eficientes día a día a pesar de los tropiezos; no estamos dispuestos a mirar hacia atrás nunca más”.

Entiende que sin un financiamiento adecuado, la educación no puede avanzar y reflexionó que “estamos ante una realidad de mayor complejidad y que ameritará los más grandes esfuerzos humanos que este sector haya necesitado”.

Considera que las autoridades encaran un desafío complejo, debido a que nuestro sistema viene arrastrando unos déficits de financiamiento desde hace más de cuatro décadas que lo han sumido en una difícil situación para su funcionamiento.

“Las causas de este déficit financiero pueden notarse en varios renglones del accionar del servicio”, expresó y citó entre estas causas los bajos niveles en la inversión en formación docente en el periodo comprendido entre el 1970 y el 1991, y luego un aumento de dicha inversión.

Agregó que esa inversión no se ha producido en los niveles necesarios ante los problemas ya existentes, los cuales al día de hoy sólo han producido resultados limitados, en algunos casos, pocas buenas prácticas y en su mayoría destrucción del valor al no poder alcanzar el nivel de formación óptimo del maestro que deseamos como nación.

El ministro de Educación citó también la existencia de centros educativos que funcionan con limitada disponibilidad de recursos para ejecutar sus proyectos de centro, sin soporte logístico, informativo y operacional eficiente, desde el nivel central.

Afirmó que prevalece aún “un sistema educativo que no ha podido hacer evolucionar el currículo hacia una dirección distinta, más funcional para nuestros docentes, enfocada a resultados, operativamente factible y adaptado a la realidad como país que hoy les toca vivir a nuestros niños, niñas y adolescentes”.

Esfuerzos presidenciales

En su charla ante la matrícula de la Cámara Americana de Comercio, el ministro de Educación destacó la aplicación de la Jornada Extendida que ya abarca a unos 192 mil estudiantes de todo el país, la meta de construir 28 mil aulas en todo el país, la construcción de estancias infantiles que acogerán a niños de madres solteras para su integración a las labores productivas y el reciente lanzamiento del Pacto por una Educación de Calidad son muestras más que fehacientes del esfuerzo que hace el presidente Medina por lograr una mejor educación para los dominicanos y dominicanas.

Afirmó que mientras las autoridades educativas se han trazado una estrategia sectorial y una estrategia país con tres líneas maestras dirigidas al desarrollo pedagógico, modernización institucional y aumento de la equidad y disminución de la exclusión, la Jornada Extendida persigue la formación de una nueva generación de dominicanos y dominicanas.

“La Jornada Extendida protege a los estudiantes de los desafíos de entornos sociales desfavorables, al proveer apoyos que no siempre puede ofrecer la familia. También posibilita la mejora de los resultados y la calidad de los aprendizajes en un ambiente rico en estímulos. Desayuno, almuerzo y merienda, mayor cantidad de horas de aprendizaje y más tiempo para el desarrollo del talento de nuestros niños y niñas, garantizarán un mejor resultado”, proclamó Amarante Baret.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí