Temístocles Montás: «es necesario producir cambios en el modelo económico»

0
145
Temistocles Montas
Temistocles Montas
Temistocles Montas
Temistocles Montas

MOCA – El ministro de Economía, Planificación y Desarrollo, Temístocles Montás, afirmó que el  país tiene que hacer un gran esfuerzo para lograr el crecimiento sostenido de su economía porque es el factor clave de progreso de los pueblos, lo que se garantiza mediante políticas macroeconómicas bien manejadas y un mundo marchando por buen rumbo.

“Tenemos que hacer un gran esfuerzo para lograr que el crecimiento de República Dominicana siempre esté igual o por encima del crecimiento potencial de la economía, que es del orden del 6%. Nosotros deberíamos crecer todos los años al 6% o por encima del 6%”, expresó Montás ante cientos de escuchas congregados en el teatro Don Bosco, en Moca, donde pronunció la conferencia «La economía dominicana frente a las amenazas de un mundo más desafiante», auspiciada por la oficina del senador José Rafael Vargas.

“Mantener las políticas de estabilidad y confianza fue lo que nos permitió crecer en el momento en que el mundo decrecía, sortear todas las crisis que hemos tenido en República Dominicana desde el 2004 para acá”, apuntó el ministro de Economía.

Agregó que la buena noticia es que en una situación de incertidumbre internacional, la economía dominicana sigue creciendo.

“Nuestra aspiración es que la economía dominicana vuelva a retomar el rumbo de alto crecimiento que tuvo en el período 2004-2008, que fue a un promedio de 8.5%, la más alta de toda la historia democrática de la República Dominicana. Ahí hubo credibilidad”, afirmó el funcionario gubernamental.

No obstante, Montás admitió que en los últimos años se ha enfriado la economía dominicana por asociación a la situación internacional, según una nota de la Unidad de Comunicaciones del Ministerio de Economía.

“Tenemos que estar preparados y trabajar para producir los cambios que son necesarios en el modelo económico de la República Dominicana para que podamos dar un salto en términos de crecimiento de la economía”, apuntó el ministro.

Recordó que en 1992 Brasil aportaba más al Producto Interno Bruto (PIB) que China, sin embargo, en 2010 China se ha constituido en la economía más importante del mundo habiendo dejado muy lejos a Brasil. “Eso fue posible porque mientras Brasil crecía al 2 y al 3 por ciento, China crecía al 10 y al 11%. De ahí la importancia de que la economía crezca y de que el crecimiento sea alto”, puntualizó Montás.

Dijo que en un contexto de la situación mundial como el actual, “lo más importante es que República Dominicana haga todos los esfuerzos para mantener la estabilidad de la economía, porque eso permite generar credibilidad y ella es la que permite que los actores económicos inviertan o ahorren. Porque un factor fundamental de la economía es que se ahorre para poder invertir”.

“Todos los esfuerzos que estamos haciendo desde el gobierno son trabajar para garantizar la estabilidad económica del país porque es lo único que nos permite poder salir de la mejor manera de la situación de pesadumbre internacional”, señaló Montás.

Agregó que en la medida en que la economía crece de manera importante, en esa medida generamos riqueza, el país se hace más rico y “eso está ocurriendo en China. Se ha hecho más rica porque ha crecido más que todo el mundo”.

Montás dijo que la germinación de la crisis fue que actualmente abate al mundo se originó por la predominancia de la idea surgida en 1980 de que los mercados debían regularse ellos mismos y que el Estado debía intervenir lo menos posible.

Explicó que a partir de los años ochenta se produjo en el mundo la apertura de los flujos de capitales. “La idea era no establecer ningún tipo de restricción a los mercados de capitales. Que los capitales se movieran por el mundo sin ningún tipo de cortapisas”.

Planteó que la diferencia entre el mundo de hoy y el de antes de la Segunda Guerra Mundial es que al fin del conflicto se establecieron regulaciones a los mercados de capitales, entre 1946 y 1973, las políticas que se aplicaron motivadas por los organismos internacionales eran las de que los países tenían que tener tasas de cambio fijas, lo que explica por qué en República Dominicana, cuando se crea el Banco Central y se establece el peso dominicano en 1947, se le otorga igual valor que el dólar.

Dijo que entre 1946 y 1973 en que los mercados de capitales estaban regulados, no ocurrieron crisis bancarias, pero “desde el momento que en el mundo pasó a predominar la idea de que los gobiernos tenían que retirarse del manejo de la economía y dejar que los mercados operaran libremente y se impuso la idea de que los capitales se movieran en el mundo sin restricciones, entonces comenzaron a aparecer crisis financieras por todos lados: en Japón en 1990, en Estados Unidos en 1987, en México en 1994, en Asia en 1997, la corrida por los .com”.

“Son las ideas que marcaron el devenir del mundo a partir de 1980 las que en gran medida explican las tremendas crisis que se desarrollan en estos momentos en Estados Unidos y que todavía no han sido conjuradas”, manifestó Montás ante un auditorio lleno.

Explicó que con los mercados desregulados se ha creado una situación en la que “el 1% más rico de la población es la que se beneficia de la generación de riqueza en el mundo. No es el 99%, es el 1% el que está captando la mejor parte de la renta que se está generando en el mundo”.

Reveló que en un contexto en que la desigualdad se incrementa en las sociedades desarrolladas, el mecanismo que se utilizó para tratar de que la gente mantuviera su nivel de vida fue garantizarle el crédito a la familia y a las empresas. “El tema era que la gente se endeudara para mantener su nivel de vida con menos ingresos, fundamentalmente en Estados Unidos y en Inglaterra”.

Montás apuntó que eso se dio en un contexto donde fue fácil conseguir dinero porque en países como China que no tenían déficit en cuentas corrientes (todos los años recibían más por sus exportaciones que lo que pagaban por sus importaciones), la mejor forma que tenían los chinos de manejar su dinero era colocándolo en el Tesoro o en bancos de Estados Unidos.

Dijo que esa política de facilitar el crédito en un contexto de bajas tasas de interés para estimular el endeudamiento generó un “boom en el negocio hipotecario en Estados Unidos, se expandió enormemente la construcción y la venta de viviendas en Estados Unidos hasta un momento en que las autoridades se dieron cuenta que no era posible mantener de manera indefinida las tasas de interés tan bajas, comenzaron a subir las tasas de interés y se iniciaron los problemas”.

Señaló Montás que de ahí en adelante lo que se había construido se cayó de un día para otro “y esa gente humilde que había comprado su vivienda asumiendo que las tasas de interés iban a ser bajas, cuando estas comenzaron a subir no podían pagar las hipotecas. La gente llevaba las llaves de las casas a los bancos y que estos se encargaran de ellas”.

El ministro explicó que eso se convirtió en un problema para la banca porque ella no está para tener casas, por lo que “eso explotó en Estados Unidos y fue el generador de la gran crisis que nosotros hoy conocemos”.

Apuntó que esa no fue una crisis generada por el gobierno, fue una crisis que se generó en el sector privado: en los hogares, en las empresas y en el sector bancario.

Dijo que la suma de la deuda del sector privado y la del gobierno llegó a representar el equivalente del 350% del PIB.

Montás recordó que Estados Unidos produce anualmente cerca de 14 trillones de dólares, por lo que la deuda de la sociedad norteamericana en su conjunto “era tres veces y medio eso” pues la deuda del gobierno era la más pequeña.

Reveló que cuando se produce la crisis, la deuda del gobierno de Estados Unidos no llegaba a representar el 60% del PIB, mientras que la deuda de la familia representaba el 46% del PIB, la de las empresas más del 100% del PIB, la del sector financiero cerca del 100% del PIB,

“Esa fue una crisis provocada por el endeudamiento excesivo del sector privado de Estados Unidos”, expresó el ministro de Economía, quien agregó que lo mismo sucedió en Inglaterra.

Explicó que al producirse la crisis financiera, ésta se expandió hasta el sector real de la economía y se cae.

“En Estados Unidos la gravedad del problema se aprecia de inmediato en el hecho de que un país que tenía una tasa de desempleo por debajo del 4% de la Población Económicamente Activa (PEA), de buenas a primeras ese país llega a tener una tasa de desempleo por encima del 11% de la PEA”, lo que a su juicio revela el verdadero estado de ese país.

Dijo que ara saber si la economía va bien en Estados Unidos, es fundamental tomar en cuenta la situación del empleo porque cuando la tasa de desempleo está por encima del 4%, “automáticamente genera preocupación en los gestores de política económica”.

Montás indicó que cuando la crisis llegó a Inglaterra y se expande al resto de Europa y en el año 2009 se desploma la economía mundial en el año 2009, “el mundo en su totalidad registró un crecimiento negativo”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí