Ecologistas protestan en Washington por construcción de un oleoducto

0
115

Washington, EE.UU.- Un centenar de ecologistas y otros ciudadanos protestaron en público en Washington D.C. para recordar al presidente Barack Obama que debe suspender la construcción de un oleoducto de tres mil kilómetros entre Canadá y Texas. En una movilización convocada por los grupos Bold Nebraska y 350.org, los manifestantes dejaron docenas de proclamas y desechos plásticos en la periferia de la Casa Blanca este domingo como recordatorio de la vacilación del gobierno ante el polémico proyecto.

Hace 10 meses el Departamento de Estado indicó que la decisión final sobre esta empresa iba a ser pospuesta hasta después de las elecciones generales, que se celebraron el 6 de noviembre cuando Obama ganó otros cuatro años en la Oficina Oval.

La instalación de este conducto a través de un área predominantemente agrícola simboliza el desdén de Washington sobre nuestra ecología y temas relacionados con el cambio climático, comentó Jane Kleeb, de Bold Nebraska, en referencia al proyecto Keystone XL.

Antes trascendió que la compañía petrolera TransCanada Corp construirá por segmentos el oleoducto anunciado para atravesar Estados Unidos, pero que luego fue desautorizado temporalmente por el gabinete federal demócrata.

Voceros del grupo comentaron que -a un costo de dos mil millones de dólares- su empresa planea comenzar el levantamiento del canal en una porción de terreno entre Cushing, Oklahoma, y las refinerías de Texas, en el sur del país.

El rechazo del Presidente de Estados Unidos a la construcción de un oleoducto es puro teatro político y electoral, afirmó un comentario publicado en el diario canadiense National Post.

Al aceptar las recomendaciones del Departamento de Estado y detener el plan, Obama simplemente trató de solidificar su popularidad entre los llamados votantes verdes (ecologistas y ambientalistas) de cara a los comicios, señaló el Post.

Igualmente y ante la opinión pública general, el jefe de Estado intentó que los republicanos fueran culpados por los potenciales miles de puestos de trabajo que se dejaron de crear, acotó el rotativo.

Los costos del conducto estaban valorados en siete mil millones de dólares, se calcula mediría dos mil 700 kilómetros desde Alberta, en Canadá, hasta la Costa del Golfo, en Texas, y se convirtió en una polémica binacional desde su anuncio a mediados de 2011.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí