En Egipto detienen a contrabandistas de antigüedades falsas

0
136

EL CAIRO.-  La Policía egipcia comunicó hoy el arresto de cuatro personas acusadas de tratar de vender antigüedades faraónicas de confección contemporánea.
Un comunicado oficial reseña que dos de los sospechosos fueron detenidos en un apartamento del distrito capitalino de Maadi en posesión de 28 piezas de oro, todas falsificaciones.

Entre los objetos confiscados hay cinco estatuas medianas y la base de otra, precisa el inventario realizado por las autoridades, que expresaron serias dudas sobre su autenticidad.

El parte afirma que otro encartado admitió que planeaban vender los objetos en el mercado negro de piezas arqueológicas, el único floreciente en Egipto incluso en los peores momentos de vacas flacas, para emplear un símil bíblico a la actual y persistente crisis económica mundial.

Los tres primeros arrestos llevaron a la pista de un cuarto implicado, quien les aseguró que las había robado del Museo Egipcio, durante los disturbios del año pasado que obligaron a renunciar al encarcelado expresidente Hosni Mubarak.

O lo que es igual, estafadores estafados.

Sin embargo, las investigaciones demostraron que algunos de los artefactos faraónicos son originales, rescatados por misiones arqueológicas en la zona de Berket Jaled, en la zona de Badrachein, donde el rey Namer fundó hace más de cinco mil años lo que sería el Egipto unificado, inicio del esplendor.

En Egipto son frecuentes los intentos de exportación ilegal de antigüedades tanto de la época de los faraones, como de objetos de que datan de los inicios de la conquista islámica que imprimió su sello en el norte de Africa y el Levante.

Los tratantes en esas piezas idean métodos cada vez más novedosos e imaginativos para llevarlas a países de Europa y de la Península Arábiga, donde ricos clientes pagan sumas fabulosas por incorporarlas a sus colecciones privadas, y muchas veces secretas.

Pero cuidado: el que sean de oro no garantiza autenticidad y un comprador incauto puede pensar que admira la obra de un orfebre faraónico o de los inicios del Islam cuando en realidad está en presencia del trabajo de un anónimo artesano cairota.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí